El nuevo gobierno y ¿sus problemas?

Posted on Posted in Blog

En los últimos meses hemos tenido una gran incertidumbre a nivel político en el Perú, debido a los conflictos generados a partir de las Elecciones Presidenciales 2021, donde en segunda vuelta quedo electo Pedro Castillo, una gran sorpresa para la mayoría del país; pero a la vez muy simbólico para el Bicentenario de la Independencia.

Pero luego de ese atropellado proceso de proclamación, Castillo nos sorprendió con un gabinete de ministros cuestionable, por decir lo menos. Entre los cuestionamientos más importante está Guido Bellido, de la PCM (Presidencia del Consejo de Ministros) que tiene entre sus “logros” acusaciones por apología al terrorismo, un abierto discurso de odio hacia la comunidad LGTBQ+ y diversos mensajes misóginos, que incluyen promover la quema de libros escolares por contener el enfoque de género.

Y… ¿Por qué este Gabinete es peligroso?

Dejemos claro que este no es un análisis político sobre el gabinete, la intensión de este artículo es remarcar como este gabinete (y este gobierno) podrían poner en riesgo muchos de los derechos conquistados y los avances que tanto se han peleado en las últimas décadas en nuestro país.

Lo primero es que desde el 2006 no se presenciaba un gabinete de ministros con tan escasa representación femenina (hemos retrocedido una década en ese sentido), teniendo solo 2 mujeres de 19 puestos ministeriales; Anahí Durand en el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y Dina Boluarte Zegarra, en el Ministerio de Desarrollo e Inclusión (MIDIS).

Esto de la mano de los mensajes con altas dosis de machismo y homolesbotransbifobia del presidente de la PCM, Guido Bellido, como la postura poco favorable del presidente Castillo hacia reconocer la violencia basada en género como un problema social acarreado por el machismo y no como “producto” de la ociosidad de la población, deja mucho que desear y aún más de qué preocuparse.

El MIMP y sus críticas

Una oleada de críticas llegaron no solo ante el presidente de la PCM, sino hacia Anahí Durand por aceptar un puesto en ese gabinete lo que para muchas colectivas feministas significó un apoyo y respaldo para los mensajes misóginos y machistas de Bellido y Castillo

Sin embargo, debe remarcarse que la presencia de la socióloga Anahí Durand puede ser un punto a  favor en este panorama tan espinoso para los derechos de las mujeres y las poblaciones vulnerables en Perú.

Ya que puede ser una lucha desde adentro, siendo consientes que sin voluntad política las buenas intenciones de Durand no servirán de mucho. Por lo que ahora, como siempre, nos toca ser una ciudadanía activa y vigilante.

Para evitar que logros conquistados como el reconocimiento del enfoque de género en el Currículo Nacional de Educación Básica, el Plan Nacional de Igualdad de género, el reconocimiento de la ESI en la educación, al igual que otros tantos sean puestos nuevamente en “debate” y se retroceda.